viernes, 13 de noviembre de 2009

ELEMENTOS CULTURALES

La Virgen del Valle

La Virgen del Valle

De acuerdo con la tradición religiosa de nuestro país, la Virgen del Valle es considerada como la patrona del oriente de Venezuela, siendo venerada con especial devoción en la isla de Margarita. Cada 8 de septiembre se celebra su día, fecha en la que acuden miles de peregrinos a venerarla en su santuario ubicado en el Valle de Margarita, cerca de Porlamar. Las festividades duran varios días y, en cada uno de ellos, la Virgen luce un bello traje diseñado con las telas suministradas por sus devotos.

En los inicios de la conquista los españoles fundaron en la isla de Cubagua, la ciudad de Nueva Cádiz. En poco tiempo dicha ciudad creció vertiginosamente derivado de la extracción de perlas que abundaban en sus mares. Durante este período los habitantes de Nueva Cádiz encargaron a España una imagen de la Inmaculada Concepción para poner la ciudad bajo su protección. La imagen llegó a Cubagua en el año 1530, pero pocos años después, el 25 de diciembre de 1541, un huracán arrasó Nueva Cádiz y con ella la iglesia donde estaba la imagen de la Virgen. Al salvarse milagrosamente la imagen de la Virgen, los pobladores de Cubagua decidieron ponerla salvo de nuevos cataclismos, llevándola en 1542 a una hacienda en El Valle de la Isla de Margarita, donde le construyeron una pequeña ermita. Con el paso del tiempo el lugar dio el nombre a la imagen, que comenzó a llamarse la Virgen del Valle.

Iglesia de la Virgen del Valle en Margarita




Iglesia de la Virgen del Valle en Margarita

En el año de 1608, la isla de Margarita experimentó una gran sequía. Por tal motivo, los margariteños decidieron sacar la Virgen y llevarla en procesión hasta la Asunción. De acuerdo con los testimonios que se tienen de la época, en el momento en que la procesión llegó a esta ciudad, el cielo se ennegreció y pronto comenzó a precipitarse una fuerte lluvia sobre toda la isla. Además del relato anterior, existen varias leyendas sobre la Virgen del Valle. Según una de éstas, la imagen de la Virgen fue pintada por los ángeles que se la llevaron a los indios para que ella los protegiera de los abusos de los conquistadores. Unos guaiqueríes la encontraron sobre unos matorrales y se la llevaron a Palguarime para construirle allí una capilla. No obstante, al poco tiempo la Virgen apareció nuevamente en el sitio donde se le había encontrado. Finalmente, los indígenas entendieron que era allí donde quería la Virgen ser venerada y le construyeron una capilla que con el tiempo, se habría de transformar en el santuario de hoy. Según otra leyenda, la Virgen estuvo al lado de los patriotas en la batalla de Matasiete, durante la guerra de Independencia. En este sentido, ella animaba a los patriotas y curaba sus heridas, por lo que también se le conoce como la Virgen Patriota.

Vitral en la iglesia del valle

Vitral en la iglesia del valle

La Virgen del Valle es también conocida como la Patrona de los marineros, que la llaman en oriente "la más tierna y dulce de las madres" y siempre la invocan antes de zarpar o lanzar la red. Según otra leyenda, un pescador llamado Domingo estaba buscando perlas en el fondo del mar y pisó una enorme raya que le hincó su púa. Como consecuencia de esto, la pierna se le ulceró y los médicos opinaron que había que amputarla para salvarle la vida. Ante estas circunstancias la esposa de Domingo fue a pedirle con mucha fe a la Virgen del Valle por la salud de éste. Al poco tiempo el pescador sanó de manera milagrosa, por lo que le prometió que en pago le ofrecería la primera perla que consiguiera. Fue al mar y al abrir una ostra, halló una perla que reproducía con asombrosa fidelidad la forma de su pierna y hasta el rastro de su cicatriz. Un hecho que de alguna manera confirma este asombroso relato, es que la perla que encontró Domingo se puede observar en el museo del santuario, junto con numerosos objetos de oro, plata y piedras preciosas que le han regalado a la Virgen en pago de milagros concedidos.


Gastronomía Neoespartana.

tomate margariteñoEn la isla de Cubagua se inició el mestizaje gastronómico de Venezuela, cuando se combinaron los productos alimenticios traídos desde Europa con los producidos en las islas que hoy forman el Estado, cabe destacar evidentemente que la cocina margariteña siempre ha girado en torno a los productos del mar; pescado, crustáceos y moluscos. Por eso podemos hablar de algunos platos como el sancocho o hervido de pescado, uno de los plato más tradicional, siendo condición indispensable que lleve plátano tierno o topocho y ají dulce, que es el condimento más importante utilizado en la cocina regional, pastel de chucho, la tortuga guisada, filetes de mero, cuajado de chucho, pastel de tortuga, sardinas en escabeche, sancocho de pescado frito, un asopado de mariscos, una catalana frita a la orilla de la playa, un pabellón insular, el torito asado relleno, la tortilla de erizos, una ensalada de tomates margariteños, son diferentes platos que podremos degustar. Entre sus platos excepcionales también podemos encontrar la empanada, y sin dejar atrás es otra tentación sus ricos dulces; el saboyanos, pan de leche, empanadas dulces, roscas cubiertas, dulce de piñonate, jaleas, conservas y el famoso dulce de lechosa, entre otros.

El corocoro, se tiene desde los tiempos de la independencia como el pescado del pueblo margariteño, así lo testimonia Francisco Javier Yánez, en su HISTORIA DE MARGARITA. El carite, la sardina, la carachana, los pargos y meros, el jurel, el sapo de piedra, son los peces que con más frecuencia consume el pueblo neoespartano.

El chipichipi y el guacuco son los moluscos de mayor tradición en la cocina neoespartana, preparándose en consomés o bien acompañados con arroz, o en tortillas. Puede decirse que el erizo de mar, es una verdadera especialidad de la gastronomía insular, pero lo escaso de su producción limita su consumo.

La carne de chivo, por la abundancia de su cría, fue la de mayor consumo en el Estado. Hoy su consumo es menor que la carne de vacunos, a continuación algunas recetas de unos platos típicos que podemos degustar hoy por hoy.

Algunos Platos

Pastel de Chucho: Chucho fresco, vinagre, ají dulce margariteño, aceite anotado, cebolla, pimentón, ajo, pimienta negra, leche, consomé de pescado, plátano maduro y quesillo amarillo.

Preparación:

frutosSe cocina el chucho fresco hasta que quede muy blando, se deja enfriar y se desmenuza, luego se lava en agua de vinagre hasta dejarlo completamente bien seco, aparte se prepara un guiso con el ají dulce margariteño, aceite anotado, cebolla, pimentón picado, ajo machacado y pimienta negra molida. A este guiso se le agrega el chucho y se cocina un rato. De inmediato se prepara una bechamel con leche batida en consomé de pescado, en una bandeja alta de hornear se extiende una capa de bechamel, encima se pone una capa de guisado de chucho, luego una capa de plátano maduro frito, cortado en trocitos, otra capa de bechamel, una capa de queso amarillo de gratinar, otra de guisado de chucho, de nuevo bechamel y para terminar otra capa de queso. Se pone al horno durante quince minutos a 350 grados centígrados.

Filetes de Mero: Filetes de mero fresco, harina de trigo, aceite de oliva, tomates, ajo, ají margariteño, consomé de pescado, sal, pimienta blanca, cilantro.

Preparación:

pescadosLos filetes de mero frescos y limpios se pasan por un poco de harina de trigo, para dorarlos un poco sin cocerlos mucho, aparte, en una sartén, con un poco de aceite de oliva se colocan unos trocitos de tomates, cinco dientes de ajo y dos de ajíes margariteños, se dejan sofreír sin quemar, agregándole un poco de consomé de pescado antes de meter los filetes para terminar de cocinarlos con un poco de sal y pimienta blanca. Al servirlos se les pone cilantro finamente picado.

Cuajado de Chucho: Chucho, papas, ají dulce, ajo, manteca, pimienta, cebolla, aceite onotado, aceitunas, alcaparras, huevos, plátanos maduros.

Preparacion

Se desala el chucho, se corta en trozos, se cocina y se esmecha, se sancochan las papas y se cortan en rebanadas, se hace un sofrito con ajo, pimienta, cebolla, ají dulce y aceite onotado, en este sofrito se guisa el chucho, agregándole las aceitunas y las alcaparras, se deja reposar, y mientras tanto se sancochan cinco huevos y se fríen los plátanos maduros cortados en trocitos, luego se baten cinco huevos como para hacer bizcochuelos, y en un molde alto se le pone un poco de manteca, un poco de huevo batido, se coloca una camada de guiso de chucho, rodajas de papas y rodajas de huevos, después el plátano frito, otra camada de chucho y el resto de las rodajas de huevos, se cubre con los huevos batidos y se mete al horno.

Sardinas en Escabeche: Filetes de sardinas, harina, mostaza, perejil, sal, cerveza, aceite onotado, vinagre, ají dulce margariteño, pimentón, ajo, y cebolla.

Preparación

Se toman unos filetes de sardinas bien limpios, se adoban al gusto y se dejan reposar, aparte se prepara una pasta con harina, mostaza, perejil picado, sal, y un poco de cerveza, por esta pasta, que debe quedar un poco espesa, se pasan los filetes y se fríen en el aceite caliente hasta que queden bien doraditos, en aceite onotado con vinagre se hace un sofrito de ají dulce margariteño, pimentón, cebolla y ajo, todo cortado en tiritas pequeñas, en este sofrito se colocan los filetes de sardinas haciendo camada, se dejan reposar.

La Empanada

empanadasEs una tradición margariteña que se encuentra esparcida por toda nuestra tierra, es por sí, uno de los platillos más solicitados de la gastronomía margariteña, tanto por su exquisito sabor como por su popularidad, ya que puede conseguirse en cualquier calle de todos los pueblos neoespartanos, las vendedoras de empanadas han marcado siempre pauta en nuestro acontecer diario hasta el extremo que los turistas son clientes asiduos de estas nobles trabajadoras y abnegadas e incansables mujeres que desde muy tempranas horas de la mañana se dedican a la realización de esta ardua tarea que también tiene su enfoque turístico desde el punto de vista de la idiosincrasia de nuestros pueblos

Con una sonrisa a flor de labios cada mañana ofrecen el mejor de los placeres el consumo de sus exquisitas empanadas de distintos sabores: cazón, pollo, carne mechada, molida, queso, jamón, pabellón y de ricos mariscos que son tomados en cuenta como explosivos afrodisíacos a la hora del amor, de la pasión y el sexo, es así como este simple y apetecible manjar es reconocido a nivel mundial, cada pueblo de Margarita tiene sus propias maneras de aderezar y preparar la comida, sin que esta cambie en el fondo, sino simplemente en pequeños detalles que hacen resaltar las cualidades o bondades de algunos ingredientes.


La Dulcería Neoespartana

dulceria Todo aquel que haya visitado la isla de Margarita, habla de su exquisita comida, de sus costumbres y tradiciones pero no podemos dejar de acompañar todas estas costumbres al final con un rico dulce criollo que sin, duda alguna, son una verdadera tentación, están reconocidos nacionalmente por sus jaleas, conservas y piñonate, los cuales están elaborados basándose en frutos tropicales como el coco, la guayaba, lechosa, mango, piña, papelón, el piñonate, este último es uno de los más famosos, es una panela compacta forrada en hojas de plátanos elaborado con lechosa rayada, conchas de naranja y papelón, y para aquellos que tienen especial interés de los panes y afines, en La Asunción a media cuadra de la Plaza Bolívar existe una tradicional panadería llamada San Juan Bosco en donde podemos conseguir el rico pan de leche, aliñado, roscas cubiertas, tostadas, saboyanos, bombas, coscorrón, conservas y empanadas dulces.

Personas de toda la isla van hasta este establecimiento a buscarlos para degustarlos en el desayuno con una humeante taza de café con leche que son una caricia para el paladar. Quienes buscan la verdadera tradición en los dulces margariteños, la encontrarán en la población de La Sierra, único lugar de la isla donde se elabora la exótica arepa “e vieja”, solamente disponible durante las festividades de la Virgen del Valle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada